¿Cómo manifestar tus deseos?








Sólo a través de la Ley de la Atracción, que es una poderosa Ley Universal que dice que los pensamientos conscientes o inconscientes influyan en la vida de las personas, atrayendo lo que se piensa sea bueno o malo.

“Somos lo que pensamos”. No puedes expresar el poder que no posees. La única forma es que puedes asegurar la posesión del poder es alcanzando la consciencia de poder, y nunca llegan a ser consciente del poder hasta que aprendes que todo poder viene de Tu interior.

Te relacionas con el mundo interior con la mente subconsciente. Es a través del subconsciente que te conectas con la Mente Universal y entras en relación con las infinitas fuerzas constructivas del Universo. Es la coordinación de estos dos centros de Tu ser, y la comprensión de tus funciones, el gran secreto de la vida. Con este conocimiento puedes llevar la mente objetiva y subjetiva a la cooperación consciente y así coordinar lo finito y lo infinito. Tu futuro está completamente bajo tu control. No está a merced de ninguna situación o persona externa. Tu habilidad para pensar es la habilidad para actuar en el Universo y llevarlo a la manifestación. Cada pensamiento por tanto es la causa y cada condición el efecto; por esta razón es absolutamente esencial que Tu controles tus pensamientos para atraer sólo las condiciones deseables.

Para atraer lo que deseas, sólo habla de lo que deseas, piensa en lo que deseas, ve imaginariamente a lo deseado y siéntelo y vívelo desde el momento actual. Esa es la clave para atraer todo lo que deseas.

La mayoría de las personas viven en el mundo externo; el que hace el externo, es por lo tanto creador y cada cosa que tu encuentres en tu mundo externo ha sido creada por ti en el mundo interno.

Entonces si deseas cambiar tu mundo externo, cambia tu mundo interno. Comienza por prestarle atención a tu palabra, pensamientos y sentimientos, si allí está  la clave de tu mundo interno, sé un completo observador todo el tiempo de estas tres situaciones y tu vida cambia para mejor.

Todo crecimiento viene del interior. Esto es evidente en toda la naturaleza, cada planta, cada animal, cada humano es un testimonio vivo de esta gran ley, y el error está en buscar la fuerza o el poder desde el exterior.

El mundo interno es la Fuente Universal de recursos, y el mundo externo es la expresión del flujo. Tu habilidad para recibir depende de tu reconocimiento de esta Fuente Universal.

Reconocer es un proceso mental, la acción mental es por lo tanto la interacción de la Mente Universal con la de la persona, y como la mente Universal es la inteligencia que llena todo el espacio y anima todas las cosas vivas, esta acción y reacción es la ley de la atracción, pero el principio de causa no se obtiene de la Mente individual sino de la Mente Universal.

Las condiciones armoniosas y deseables se obtienen por pensamientos correctos y la discordia, conflictos o limitaciones son el resultado del pensamiento errado.

Hay una gran diferencia entre pensar simplemente, y dirigir tu pensamiento conscientemente, sistemáticamente y constructivamente; y cuando haces esto último colocas tu mente en armonía con la mente Universal, tú entras en sintonía con el Infinito, y pones en acción la fuerza más poderosa de la existencia, el poder creador de la Mente Universal. Esto, como todo lo demás, es gobernado por la ley natural, y esta ley es “La Ley de la Atracción”, por eso la mente es creativa y se correlaciona automáticamente con el objetivo y lo manifiesta.

El método necesario para impresionar el subconsciente es mentalizar lo que se desea.  Si tus deseos están en armonía con el flujo del Todo, las fuerzas se pondrán en marcha produciendo el resultado. El resultado de la acción de la “Ley de la atracción” es que tu ambiente refuerza las condiciones que corresponden a la actitud mental predominante que mantengas.

Elimina, por lo tanto cualquier posible tendencia a quejarte de cómo han sido las condiciones, o como son, porque depende de ti cambiarlas y hacerlas como quisiera que fueran.

El miedo es el enemigo número uno para que la ley de la atracción funcione a tu favor, ella atrae lo que deseas y lo que no deseas, es simplemente en lo que te concentres. Lo que piensas atraes. Así funciona. Por eso cuando sientas temor, di la palabra ANULAR, ANULAR, y vuelve a enfocarte en lo que sí deseas y pregúntate ¿Qué es lo que yo deseo? Y vuelves a sintonizar con el estado deseado. Lo finito no puede informar a lo infinito. Tú debes decir simplemente que deseas, no cómo, la Mente Universal lo deberá obtener.

Sólo requieres el reconocimiento para poner en movimiento las causas que producirán un resultado en concordancia con tus deseos, y esto se logra porque lo Universal puede actuar sólo a través de lo individual, y lo individual puede actuar sólo a través de lo Universal; ellos son uno. Toda experiencia actual en tu vida la determina sólo tu actitud mental predominante. El concentrarte mentalmente y de sentimiento en lo que deseas ver manifestado en tu vida, te lo atraerá inmediatamente.

 

Vía: Libro “Los Secretos de Távata”

Pin It on Pinterest

Shares

Share This

Share this post with your friends!