Portal de Távata – Astrología Medellin, Fengshui, técnicas sanación emocional

¿Quieres tu buen nombre, el poder o ingresos?

¿Quieres tu buen nombre, el poder o ingresos?

Caminar no sólo es un buen ejercicio, también es una forma de mejorar tu suerte.

La próxima vez que te sientas triste, o que sientas que todo está saliendo mal, sacude tus hombros simbólicamente y sal a caminar un rato. Debes hacer caminata con el fin específico de regenerarte a ti mismo.

Mira, en ocasiones nos pega mal el Feng Shui… a veces una racha de mala suerte debido al día, al mes, o tal vez al año. La  verdad es que existe una dimensión del tiempo que determina los periodos de buena y de mala suerte. Por eso, siempre recomiendo actualizar el Feng Shui del mes y del año, es importante que estemos al día y que consideremos los cambios en las condiciones del Chi a nuestros alrededor.

Los antiguos maestros taoístas recomiendan salir a caminar para transformar la mala suerte… también, para no perder nuestro ritmo, y para evitar las malas rachas. Al caminar, puedes transformar tu mala suerte en suerte neutral, tal vez, en buena suerte. Pero no se trata de simplemente caminar, lo que debes intentar es una caminata de Feng Shui.

Caminando al Dragón

 Elije un lindo día soleado y con pocas nubes. Asegúrate de usar ropa cómoda y zapatos para caminar, si quieres, puedes llevar a tu perro. Debes empezar tu caminata entre las 7 y las 9 de la mañana (horas del dragón) por eso decimos que durante estas horas “caminas al dragón”.

Elije una ruta con pocas subidas. Si tu camino de todos modos tiene subidas, trata primero de subir, y luego de bajar. Esta forma de caminar representa la victoria sobre los obstáculos, que son los malos momentos, así que si tu ruta tiene subiditas, mejor.

La caminata dura como dos horas, y durante este tiempo debes cambiar de dirección (dar vuelta en una esquina) por lo menos una vez. Puedes dar vuelta a la “esquina” tres veces y mientras tanto pensar que estás cambiando la dirección de tu suerte, hacia la buena suerte. Cuando das la vuelta a la esquina se dice que tu suerte da un giro, que tus problemas van a terminar, y que lo peor ya pasó.

El ritual de cruzar el puente

 Si los malos ratos son realmente severos… entonces te recomiendo que lleves a cabo el ritual de “cruzar el puente”. Es un ritual muy poderoso. Busca un rio cuyo tamaño sea comparable al tamaño de tus problemas. Después, cruza el puente decidido y sin mirar atrás. No debes mirar atrás.

Rocía un poco de arroz y flores, si prefieres, ofrece un poco de incienso a los guardianes locales y o al protector local del puente. Estos personajes son muy generosos y te mantendrán a salvo gracias a la pequeña ofrenda que les haces. Una vez que cruzaste el puente, sigue caminando y no mires atrás. Lo mejor es que alguien te espere al final del puente para llevarte a casa, pero si esto no es posible, busca una ruta alterna para regresar a casa, pero no uses el puente.

Este ritual es muy poderoso y efectivo para recuperar cualquier cosa que hayas perdido… ya sea poder, reconocimiento, buen nombre, o tus ingresos.

 

Vía: Ritual taoísta que nos comparte Lillian Too

Pin It on Pinterest

Shares

Share This

Share this post with your friends!