Mas Decretos de Metafísica

(Si estamos perturbados acerca de un ser amado, bendigamos la hora pensando y meditando la oración siguiente)

Yo miro el Cristo en ti.

Te libero de mi ansiedad, de mi personal idea de lo que constituye para ti la felicidad. Yo confío en el Espíritu de Dios en ti, para iluminarte el camino que es correcto para ti; el camino que es para tu supremo bien.

Yo te entrego amorosamente al cuidado y guarda del Padre. Me abstengo de imponer ninguna voluntad en ti. Tú que eres hijo de DIOS; estás aquí para cumplir tú propio, especial propósito. Me sostengo en la fe.

Cerca como estoy de ti. Con mi gran amor por ti, no puedo vivir tu vida por ti, tu destino, tu lugar; tu realización es algo entre tú y DIOS.

Yo sé que somos uno en DIOS y que cuando confío en DIOS, en mi vida y en tu vida, todo estará bien. Yo miro el Cristo en ti.

Miro el Cristo que está en ti.

Miro a DIOS en ti vivir

Paz inmensa en ti brillar

Sano y libre, alegre vas.

Padre, ahora entrego toda preocupación, todos mis asuntos y mi familia a tu cuidado. Dejo ir y vengo a ti con abierto corazón, una mente receptiva y disposición de oír. Te reconozco como mi instantáneo y constante guía en todas las cosas. Espero recibir tus instrucciones para hoy. Padre, estoy escuchando. Espero, acepto y expreso tus ideas.

Tengo fe inquebrantable en la recta solución de todos mis asuntos hasta el último detalle, porque tú, Padre, estás en absoluto dominio. YO SOY tu asociado y hago lo que tú diriges. Tengo fuerte fe en tus ideas. Las acepto y con ellas realizo éxito.

Gracias, Padre, por tu orientación en mi vida. Yo sé que soy bendecido. Gracias, padre, por el creciente bien y por la satisfacción, el gozo y la paz, que llegan a mí cuando expreso tus ideas en este buen mundo.

Que así sea.

Artículos Relacionados

Abrir chat