El gran Poder de los Mantras

“El mantra Om Mani Päd Me Hum”, es fácil de decir, pero muy poderoso, porque contiene la esencia de todas las enseñanzas.

Cuando dices la primera sílaba:

OM está bendecida para ayudarte a lograr la perfección en la práctica de la generosidad.

MA, ayuda a perfeccionar la práctica de la ética pura, y

NI, ayuda a conseguir la perfección en la práctica de la tolerancia y paciencia.

PAD, la cuarta sílaba, te ayuda a lograr la perfección en la perseverancia.

ME, te ayuda a lograr la perfección en la práctica de la concentración.

La sexta y última sílaba:

HUM, te ayuda a lograr la perfección en la práctica de la sabiduría.

De esta manera, recitar el mantra ayuda a lograr la perfección en las seis prácticas, desde la generosidad hasta la sabiduría.

El camino de las seis perfecciones es el camino seguido por todos los Buddhas de los tres tiempos.”

Patrul Rinpoche.

Desarticulando ese power mantra, veamos:

*Cada sílaba purifica de una forma:

-OM: Purifica el velo del cuerpo.

-MA: Purifica el velo del habla.

-NI: Purifica el velo de la mente.

-PAD: Purifica el velo de las emociones conflictivas.

-ME: Purifica el velo del condicionamiento latente.

-HUM: Purifica el velo que cubre el conocimiento.

Cada sílaba se corresponde con las seis Paramitas o Perfecciones transcendentales:

-OM: Generosidad.

-MA: Ética.

-NI: Paciencia.

-PAD: Diligencia.

-ME: Concentración.

-HUM: Sabiduría.

Cada sílaba del mantra purifica un defecto:

-OM: Orgullo.

-MA: Envidia / Deseo de ser entretenido.

-NI: Deseo pasional.

-PAD: Estupidez /Prejuicio.

-ME: Pobreza Posesividad.

-HUM: Agresividad/odio.

Se recomienda repetir 108 veces mínimo, al día.

Vía: Anónimo.

INFORMES TIENDA DE TÁVATA: Tels.: 3113597567

Artículos Relacionados

RECORDATORIOS PARA TI.    

1.-El pasado no puede cambiarse. 2.-Todo sin excepción mejora con amor. 3.-La opinión de los demás no te define. 4.-La felicidad y

Los órdenes del Amor

Bert Hellinger descubrió Tres principios básicos en los sistemas familiares que llamó los Órdenes del Amor, que son:  La Pertenencia:   Todo el