¿Conoces las leyes espirituales?

El principio del amor: Dice que ama a los otros como a ti mismo, las demás leyes son derivadas de esta y se aplica a todas nuestras actividades.

El principio de causa y efecto: En el universo, todo lo que pasa ha sido provocado por una causa o un conjunto de causas. Todo ocurre por una razón.

El principio de la mente: Todos los pensamientos pueden materializarse. Somos lo que pensamos.

El principio de la equivalencia: Mental dice que para manifestar un deseo lo tenemos que visualizar vívidamente, tener una imagen clarísima de lo que queremos.

El principio de la correspondencia: Dice que como es arriba es abajo y como es adentro es afuera. De acuerdo sea tu vida y las cosas que te sucedan así eres por dentro realmente.

El principio de la creencia: Todas nuestras verdaderas creencias incluso miedos se transforman en nuestra realidad. Nos ocurre aquello que creemos.

El principio de los valores: Los valores y creencias de una persona se reflejan en sus acciones.

El principio de la motivación: Todo lo que hacemos está motivado por nuestros deseos, necesidades e instintos.

El principio del subconsciente: El subconsciente nos alerta sobre las cosas que nos rodean de acuerdo a nuestras creencias y temores.

El principio de la expectación: Dice que lo que esperemos que suceda con absoluta confianza, llega a materializarse.

El principio de la concentración: Aquello en lo que enfocamos nuestra atención con más frecuencia pasa a formar parte de nuestra vida interior.

El principio del hábito: Las cosas que hacemos automáticamente forman parte de hábitos y aquellos que nos alejan de nuestros objetivos deben ser reemplazados.

El principio de atracción: Somos como imanes que atraemos, la gente, las circunstancias, acontecimientos y cosas que armonizan con nuestros pensamientos dominantes.

El principio de elección: Somos libres de elegir nuestros pensamientos por consiguiente de experimentar lo que elijamos en nuestra vida.

El principio de optimismo: Una actitud positiva facilita el éxito y la felicidad. Te mantiene en sintonía con la parte positiva del universo.

El principio del cambio: Todo está en constante  movimiento y el movimiento es vida. Lo estático o estancado es equivalente a la muerte. Así que es importante dejarse llevar por la vida y aprovechar los cambios en vez de ser víctima de ellos.

El principio de la responsabilidad: Somos totalmente responsables de todo lo que tenemos en la vida, lo que recibimos y todo lo que alcanzamos.

El principio de la compensación: todo lo que enviamos o damos lo recibimos multiplicado de vuelta. Siempre seremos compensados por todo lo que demos.

EL principio del servicio: Todo lo que recibimos está en directa proporción a lo que damos y a los servicios que demos. Servir es la clave.

La ley de mayor compensación: Siempre debemos dar más de lo que queremos recibir o más bien si es posible, desinteresadamente. Es decir dar antes de recibir.

EL principio de la creatividad: Toda adelanto en nuestra evolución parte de una idea. Toda idea que tengamos que creamos que es posible podemos manifestar materialmente.

La ley de la flexibilidad: Es más fácil lograr nuestras metas cuando somos flexibles en el modo de conseguirlas. El ser inflexible nos puede hacer perder buenas oportunidades.

La ley de la persistencia: La habilidad para mantenerse en el objetivo a pesar de las caídas y las decepciones afirma el carácter y es una condición esencial del éxito.

Vía: Anónimo.

INFORMES TIENDA DE TÁVATA: Tels.: 3113597567

Artículos Relacionados

El gran Poder de los Mantras

“El mantra Om Mani Päd Me Hum”, es fácil de decir, pero muy poderoso, porque contiene la esencia de todas las enseñanzas.

RECORDATORIOS PARA TI.    

1.-El pasado no puede cambiarse. 2.-Todo sin excepción mejora con amor. 3.-La opinión de los demás no te define. 4.-La felicidad y