¿Cómo disolver tus problemas con la llama Violeta?

La llama violeta funciona de manera parecida al jabón. Éste elimina la suciedad de la ropa al utilizar las cargas positiva y negativa de los átomos. Funciona porque cada una de las moléculas tiene dos polos: uno, que es atraído hacia la suciedad, y el otro, hacia el agua. El polo de la suciedad la atrae como un imán atraería clips metálicos desde fuera de una cajita arrastrándolos por el exterior de está. El polo del agua se adhiere a la suciedad arrastrándola consigo.

Cuando invocamos la llama violeta se establece una polaridad entre el núcleo del átomo y el del fuego blanco de la llama. El primero, siendo materia, asume la polaridad negativa; el segundo, siendo espíritu, asume el polo positivo.

La interacción entre el núcleo del átomo y la luz de la llama violeta establece una oscilación, la cual desaloja las densidades atrapadas entre los electrones que giran en la órbita del núcleo. A medida que va soltando esta sustancia endurecida que mantiene al átomo sobrecargado, es arrojada a la llama violeta y desechada.

Sin embargo, a diferencia del jabón, la llama violeta no se limita a rodear y remover los residuos, sino que además los transforma en pura energía de luz. Ya libres de los desechos, los electrones comienzan a moverse con más libertad, elevando nuestra vibración y propulsándonos hacia un estado más espiritual del ser.

Es un momento dado, allí estás, rodeado de todo tipo de pensamientos negativos que te impregnan el aura. Acto seguido, decides invocar la llama violeta.

Y de pronto, el extraordinario poder del séptimo rayo, cual gigantesco electrodo de energía cósmica, se empieza a formar en torno a tu persona. Los ángeles de la llama violeta se reúnen a tu alrededor. Con las palmas extendidas dibujan un arco de rayo violeta que dirigen hacia tus cuatro cuerpos inferiores y aura. Al brillar por todo tu ser, evapora los aspectos negativos ¡que desaparecen por completo del corazón y la mente!

Vía: Elizabeth Clare Prophet

Artículos Relacionados

Palabras que curan

Sabían que Somos Seres en Constante Vibración y que las palabras son semillas que nos dan Vida Pronunciar “LO SIENTO ” devuelve