Publicada en

Rituales para Navidad

  • Limpiar la casa y objetos con agua, vinagre blanco y sal marina, mezclarlos en un recipiente y rociar o trapear el lugar, diciendo adiós energías negativas.
  • Colocar vasos de vidrio con una cucharada de sal marina en las esquinas de la casa; si hay poca gente sólo 2 vasos, si hay mucha gente o la casa es muy visitada colocar de 4 a 6 vasos de agua con sal marina. Estos vasos con agua y sal, trabajan absorbiendo las energías negativas. Y además actúa como un ionizador natural, que absorbe el exceso de ondas electromagnéticas, emitidas por los televisores y electrodomésticos en general, y ayuda a crear una atmósfera sana. La simple purificación con agua y sal nos ayuda a descargar los ambientes, después de discusiones, o por la noche, en la habitación para que el sueño sea más tranquilo.
  • Colocar una copa de vidrio pequeña con vinagre blanco y sal marina aleja las envidias y las personas indeseadas.

¿Cómo eliminar lo que ya no nos sirve? :

  • Coge tres cajas y márcalas con el nombre de: Útil      –     No Útil   –
  • Pregúntate: ¿Esté objeto es importante para mi experiencia inmediata? Si es no la respuesta, deposítalo en una de las cajas y así sucesivamente con todo los objetos de la habitación. A medida que pongas orden en tu espacio, te sentirás mucho mejor en todos los sentidos. Si al cabo de un mes no has necesitado abrir algunas de las cajas, la puedes sacar del lugar o regalarla. Casi siempre se guardan cosas para un futuro o por miedo al desapego. A medida que la energía se desplaza con mayor rapidez tu espacio, tus ideas se materializan más rápidamente. Comienza la experiencia con  imaginar cómo sería tu hogar o trabajo limpio, organizado, con todo a la mano. Con solo imaginar sentirás la armonía y tranquilidad interna y más aún cuando lo hagas físicamente será mucho mejor. Ordenar todo para tener mayor claridad mental y emocional. Un ambiente desordenado puede generar un punto de atracción desordenado. El hecho de que estés rodeado de actividades laborales o personales sin terminar, de cuentas por pagar, de acumulación de papeles, periódicos, revistas, mensajes sin responder; puede incidir de forma negativa en tu experiencia vital, puesto que todo tiene su vibración y puesto que desarrollas una relación vibratoria con cuanto te rodea, tus objetos personales inciden de forma decisiva en cómo te sientas y en tu punto de atracción.