Publicada en

Creencias limitantes y cómo reemplazarlas

¿Qué son las creencias limitantes?

Son todos los mensajes negativos, no nutritivos, ni productivos que te dijeron o que escuchaste y, por supuesto te creíste; porque cuando somos pequeños lo que dice el papá, mamá y cualquier figura de autoridad es santa palabra, ¡cómo no creerles!

Se trata de todas estas creencias que han evitado que tengas una vida sana, feliz y armoniosa.

¿Realmente quieres seguir construyendo tu vida sobre la base de estas convicciones? Date cuenta de que esas ideas te las enseñó alguien, y de que ahora que las has visto tal como son, puedes optar por desprenderte de ellas.

¿Cómo las reemplazo?

Una de Las formas de cambiar las creencias limitantes es con afirmaciones positivas.

Ejemplo:

  • Confío en el proceso de la vida. En mi vida no hay más que acciones correctas y buenas.
  • Permito que mis pensamientos sean libres. Lo pasado, pasado. Estoy en paz.
  • Me libero del modelo mental que creaba esto. Estoy en paz. Soy digno y valioso.
  • Confío en el proceso de la vida. Estoy a salvo.
  • Me amo, me apruebo y estoy a salvo. La vida es segura y jubilosa.
  • La vida es cambio, y yo me adapto fácilmente a lo nuevo. Acepto la vida, pasada, presente y futura.
  • Me amo, me apruebo y confío en el proceso de la vida. Estoy a salvo.
  • Puedo reprogramar fácilmente mi ordenador mental. Todo en la vida es cambio; mi mente es siempre nueva.
  • Fluyo fácilmente con las nuevas experiencias y los cambios de dirección.
  • Me amo y me apruebo. Creo mi propio júbilo y elijo triunfar en la vida.
  • Estoy en paz donde estoy. Acepto mi bien, y sé que todas mis necesidades y todos mis deseos se verán realizados.
  • Estoy en paz con la vida.
  • Estoy cómodo con mi sexualidad.
  • Tengo derecho a vivir plena y libremente. Amo la vida, y me amo.
  • Estoy a salvo y seguro en todo momento. El amor me rodea y me protege. Todo está bien.
  • Estoy dispuesto a dejar marchar la pauta de dolor que ha generado esta creencia.

Otra forma es aplicando el Ho´oponopono; las cuatros palabras mágicas “LO SIENTO, TE AMO, PERDONAME, GRACIAS”.

Decir este decreto: lo siento por aquello que hay en mí que ha creado esta creencia… Lo Siento, Te Amo, Perdóname, Gracias.

Otra forma es ridiculizando las creencias:
Pensando en la creencia y a la vez pensar en algo ridículo como elefantes de color rosa volando alrededor de la creencia y de esta forma pensar que esa creencia es ridícula. Luego pensar en algo que sea cierto, por ejemplo en su nombre y decir es tan  cierto que yo me llamo…… Como lo es tal cosa (esa falsa creencia ya convertirla en positivo). Ejemplo: yo creo que el dinero es escaso. A esta creencia la rodeó de elefantes rosa volando para ridiculizarla.  Entonces la cambio positivamente por el dinero fluye fácilmente para mí. Y para aplicarle este ejercicio digo:
Es tan cierto que el dinero fluye fácilmente para mí como es tan cierto que yo me llamo…..

Távata.